loreley ...

loreley
remueve el sedimento de glucosa
loreley
dejó atrás el perfume octogenario de las sierras
loreley 
espera sentada en el barcito de la YPF
tal cual le dijeron
ruta 33, paso de los tigres
loreley tiene la sangre inca en los labios
la pobreza del imperio del sol en sus tetas
secas como paltas
secas
secas
como paltas
secas
secas
secas como paltas secas
secas
siete nubes de carbono se arrugan en su frente
tiene las mejillas tamizadas
los ojos rupestres
ojos negros hermosos negros de tierra negros hermosos
loreley
tiene en su tobillo izquierdo una bolsa de nylon 
adentro su tío le puso tres remeras
dos polleras
una navaja
porque estos hijos de puta no son de mi querer
no lo son
loreley
alza sus ojos negros 
mancha el vidrio del free shop con sus pupilas terrosas
desde un automóvil
una mano blanca casi transparente le hace una seña
de luces
un retorcijón de ramas quebradizas le ahuecó el estómago
es el señor que te dije es bueno es padre y vive
donde está asfaltado 
en un edificio que tiene agua en todas las canillas
y unas alfombras dicen muy suavecitas
y solo serán meses
vas a ver que ni los pájaros ni las raíces se moverán
en esta breve estadía
loreley
evocaba la ronca voz de Tío Mario
arrastraba por la playa de la YPF
una bolsa de Carrefour
donde dentro tenía tres remeras
dos polleras
y por las moscas
una navaja/

No hay comentarios:

Publicar un comentario