que no se diga que el poeta es un ente obtuso
que solo sabe contemplar las estrellas,
y para que al gremio no entre ningún pelafustán
de esos que abundan en el globo terráqueo
propongo pasar por cursos de ingreso
a todo aspirante a pichón de poeta
a ver si de ese modo aplacan sus ínfulas
los mequetrefes de la poesía,
riguroso examen de métrica y rima
de ortografía y sintaxis
de cocina y planchado
de ornitología y manicuría
de semántica y semáforos
de semiótica y oceanografía
de repostería y hagiografía
de etceterología y cetología
para que no se diga que el poeta es un ente obtuso
a sus brazos un bebé cagado hasta la cintura
si sabe cambiar sus pañales lo llamaremos poeta
caso contrario se le prohibirá el ejercicio de la poesía
hasta que aprenda a comportarse como Dios manda.
a no ser, claro, que tenga amigos
en la Academia argentina de Letras/

No hay comentarios:

Publicar un comentario