esta es la luna de las calles absortas
estos son los ladridos de los perros absortos
esta acuarela sobre el escenario
esta mano que tiembla esperando el guante
esta es la vida absorta
estos y no otros son los días del espantapájaros
el réquiem necesario de los músicos que no tocan
la desmedida orfandad de los amantes 
que no aman ya
sino la habitación desnivelada
la hora deshabitada
de un corazón que, absorto, va buscando
el edén de cosas que lo reanimen
el gesto imperceptible del mar a la hora de la estrella/

No hay comentarios:

Publicar un comentario