Nona hervía limones
en una olla muy grande y abollada
no sé para qué los hervía.
miraba en la tele
grandes valores del tango
y repetía siempre
la última palabra de cada verso
yo le recriminaba ese eco final
entonces
ella apoyaba su mano en la cara
para que yo no la viera
y seguía cantando las últimas sílabas
tenía blanco el cabello
azul la mirada
estatura de conejo
se levantaba temprano a regar las plantas
a sacar las jaulas de los pájaros
encender la radio
sentarse al fresco
en Ramos Mejía la infancia tuvo
una suerte desfachatada
Nona muere hace tanto
que parece que fuera cuento
invento de uno su memoria
Nona era buena por donde se la amara
hervía limones en una olla pequeña
ahora me doy cuenta
cuan pequeña/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada