el miedo al ridículo paraliza al poeta.
por eso piensa cada verso
como si de ello dependiera
el estado de la salud pública sudamericano
la indefensión de los pájaros
la resurrección de la carne
la vida perdurable
el Dios que nos seduce/

No hay comentarios:

Publicar un comentario