hojita permanente que tocás
casi con la uña verde mi ventana
este vidrio gris que
me separa de la realidad donde los
perros ladran y los hombres transitan
las sendas de peatón
donde los camiones que juntan la basura se
detienen para que el otoño les
eche sobre la carrocería
otras tus hojitas de verboides amarillos y
yo que nunca tuve siquiera un balde
para juntar arena en la plaza
tengo ahora en esta cosa anfibia
roja
revuelta que es el alma
todo un orquestal de tu participación
alegre sobre la tierra
y esta dichosa antesala donde me siento cada
tarde a esperarte que vengas
con tu uña hoja verde
a tocarme ventana para qué
o el amor habrase visto
abrace y listo
que de eso
y no de otra cosa
estamos hablando/

No hay comentarios:

Publicar un comentario