la poesía es un arma de doble filo, me dijeron.
la mujer es un filo de doble poesía, me dijeron.
el amor es una mujer de doble arma, me dijeron.
yo les dije es más sencillo:
amo a una mujer que es una sola poesía
sin filos ni dobleces ni armas cortas ni largas.
estás loco, me dijeron.
estoy en mujer morando, les dije.
estoy en mujer volando, que sería
más o menos
lo mismo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario