ya lo hemos intentado todo.
y allí permanecen incólumes las balanzas
y allí los postes de luz
allí las estaciones ferroviarias
allí los hombres desnudándose frente al mar
allí las apuestas en el hipódromo de San Isidro.
hemos regado religiosamente el vientre de la Amapola
y allí continúan los Jefes malqueriendo el cielo
y allí la mujer que se murió de lluvia
justo cuando el sol le daba en medio de la cara
allí el teléfono mal colgado en la calle Avellaneda
que suena y suena y despierta a los pájaros
y allí las ferreterías 
y allí las pastillas de nitroglicerina para los piojos
y allí el barco pesquero con olor a sangre de sirenas
y allí el hombre más egoísta del mundo
explicando que nadie lo comprende solo él a sí mismo.
hemos girado tres veces la llave de paso
hemos fumigado con galletas de arroz el insomnio
hemos puesto a cocinar lentejas al carbón.
lo hemos intentado todo.
y allí aquellos dos dejan el bar sin una propina
que le haga decir al mozo "Dios existe"/

No hay comentarios:

Publicar un comentario