te decía ...

estás siempre
por más que digamos extrañarnos
de no tenernos cada noche apoyados en la almohada
por más que corramos de una esquina a la otra
para ver si un pájaro o un ómnibus nos trae de milagro
a tus brazos a mis brazos
estás siempre
aunque tu ausencia me golpee como un jugador de rugby 
y me tire al carajo cada vez que pasa
aunque te diga por teléfono que te extraño
y me quede horas sentado en la tapa del inodoro
haciendo cuentas y cuentos para no extrañarte
Ratoncita
estamos siempre
estamos intactos en la galletita que partimos antes de llevarnos a la boca 
y en el hollín de los edificios
y en la velocidad con que gira en el dvd una película
estamos en las toxinas del pollo adulterado que compramos a $30
estamos en el libro de Bakunin 
en la palabra noctámbulo estamos
en ese pedazo de queso que te llegó del norte
estás cuando aprieto el picaporte del salón de clases
estoy cuando entrás a tu casa y dejás tu cartera sobre la mesa
estamos siempre uno encima del otro
somos un solo caracol
un solo caño de escape
un sola nota de piano
un solo hombre una sola mujer por más que nos sorprenda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario