sucediendo ...


para que vos sucedas fue necesaria la duda
debieron caer cuántos aviones
crecer cuántos rosales
morir cientos de inviernos al costado de mi casa
beberme un café solitario a la
mañana temprana
oír la rebelión obstinada de la lluvia en el asfalto
cuántos tragos de anís tomé antes de que sucedas?
siempre el amor nos trae un pan bajo el brazo
y un apetito insoportable en los huesos de luna llena
para que vos sucedas fue necesario el silencio
el dolor interminable como una mamushka abriéndose
interminable!
ya no te hablaré de los pájaros que se murieron
en mis alas
estás conmigo sucediéndome sucediendo
tomándole asistencia cotidiana a mi alegría/ 

1 comentario:

  1. Es una dulzura refrescante, no hablo de algo tierno sino de algo saboreable como lo es introducirse en tu poesía, en sus ricas aguas. Tiene un halo romántico tremendo!

    ResponderEliminar